FERRAN CASAS INFANCIA PERSPECTIVAS PSICOSOCIALES PDF

Moogugul Subjective measure of well-being. Entre el individuo y la sociedad. Social Indicators Research, 16 The Gerontologist, , A review of the literature and an agenda for future research. Such tradition has outstandingly contributed to basic and applied knowledge and some of its relevant axes are briefly presented. The quality of, life questionnaire: Applied Social Psychology Annual, 5spicosociales Poco a poco parece que el cauce de las aguas ha vuelto a la normalidad, y hoy son mayoritarios los autores que defienden que la calidad de vida debe medirse mediante combinaciones de indicadores de condiciones materiales objetivos y psicosociales subjetivos Allen, ; Casas, Peccei propuso seis misiones para la humanidad, para comenzar a perfeccionar la calidad de la persona humana a escala planetaria:.

Author:Mam Kazralkis
Country:Venezuela
Language:English (Spanish)
Genre:Career
Published (Last):22 January 2019
Pages:197
PDF File Size:10.44 Mb
ePub File Size:10.69 Mb
ISBN:132-8-15034-117-2
Downloads:12889
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Zulkimuro



De hecho, al menos en castellano. Ciertamente, todas estas realidades tienen algo en comn: los nios y las nias; pero corresponden a diferentes perspectivas de observacin y anlisis de unas personas, de sus contextos de vida y de las relaciones interpersonales para con ellas y ellos. As, la infancia puede entenderse como un perodo determinado de la vida de un nio o una nia, medible por un intervalo de edad.

Dicho intervalo es totalmente convencional, de manera que no todo el mundo est de acuerdo acerca de los aos que abarca. A menudo se acepta como infancia el perodo de vida que va del nacimiento a los 14 aos, pero hay quienes reservan tal denominacin al perodo que finaliza a los 7 aos, o a los 10, a los 12, y otros que lo alargan hasta los La Convencin sobre los Derechos del Nio de las Naciones Unidas considera que abarca hasta los 18 aos, salvo que la legislacin del pas prevea la mayora de edad antes.

Como contraste cabe decir que, en algunos textos legales espaoles, se considera el intervalo como la infancia y adolescencia, en consonancia con la acepcin ms habitual en el lenguaje cotidiano, sin especificar una solucin de continuidad entre ambos conceptos.

Se puede resumir, por lo tanto, que, ms que otra cosa, los intervalos de edad que comprende la infancia indican las pautas, normas o hbitos socio culturales con los que se relacionan un concepto y dicho intervalo. La infancia tambin puede entenderse, desde una perspectiva demogrfica, como el conjunto de poblacin de un territorio dado, que tiene la edad comprendida en el intervalo convencional aludido en el prrafo anterior.

Otras perspectivas entienden como infancia el conjunto de caractersticas psicosociobiolgicas de unos sujetos en estado de desarrollo, hasta que no alcanzan las caractersticas consideradas como propias de otra etapa posterior de desarrollo. En este caso, la edad cronolgica es considerada un referente, pero no un indicador preciso del desarrollo por etapas.

Esta perspectiva ha potenciado importantes investigaciones psicolgicas, mdicas y psicosociales, a la bsqueda de mediciones indicativas del desarrollo infantil.

Finalmente, y con ello no agotamos todas las perspectivas, a un nivel mayor de abstraccin que los anteriormente expuestos tambin resulta ser aquello que la gente dice o considera que es la infanda, una imagen colectivamente compartida, que va evolucionando histricamente. Es decir, ante la palabra-estmulo infancia, los ciudadanos de un territorio dado, o los miembros de determinados grupos sociales o culturales, desarrollan automticamente una serie de asociaciones de ideas que configuran un conjunto de conocimientos lgicos, compartidos por la mayora de miembros de esa comunidad; los psiclogos sociales denominamos a tal hecho representacin social vase Moscovici, ; Las representaciones sociales que acerca de la infancia tiene una comunidad dada constituyen una conjunto de implcitos o de saberes cotidianos resistentes al cambio sean verdaderos o falsos desde cualquier disciplina cientfica , y tienen cuerpo de realidad psicosocial, ya que no slo existen en las mentes, sino que generan procesos interrelaciones, interacciones e interinfluencias sociales que se imponen a la infancia y condicionan a nios y nias, limitando la posibilidad de experiencias o perspectivas de anlisis fuera de esta lgica.

Como ya advirtieron Thomas y Thomas en Las situaciones definidas como reales, son reales en sus consecuencias. El concepto de infancia puede aludir, pues, a realidades distintas. Pero adems, como seguiremos comentando con ms detalle, no son realidades estables a lo largo de los aos. A lo largo de la historia de la humanidad, han ido apareciendo ideas nuevas, perspectivas nuevas en relacin con los nios y las nias, y para referirse a ellas ha hecho falta crear conceptos nuevos.

Para poner en relacin una realidad observada con los conceptos utilizables al referimos a ella, los seres humanos necesitamos organizar informaciones contrastables, datos. En otras palabras, precisamos indicadores de esa realidad ver Crino, ; Casas, b. Si con una misma palabra nos referimos a realidades distintas, a la hora de evaluarlas, nos van a exigir ser medidas con indicadores distintos. La propia existencia de una realidad denominada infancia depende de la percepcin social de que existe una realidad suficientemente relevante, que precisa de un concepto para que nos refiramos a ella.

El historiador Aries puso de manifiesto que la nocin de infancia que hoy en da tenemos y que nos parece de una evidencia impresionante, no ha existido ni mucho menos a lo largo de toda la historia de la humanidad, y que ms bien es una creacin reciente, que emerge definitivamente slo despus de la revolucin industrial. La idea, por ejemplo, de que el nio o la nia es un sujeto de derechos, al igual que todos los seres humanos, no se plasma en la cancha internacional hasta , con la entrada en vigor de la Convencin de las Naciones Unidas sobre sus derechos.

Etimolgicamente, in-fancia viene del latn in-fale, el que no habla, es decir, el beb. Pero con el tiempo fue adquiriendo el significado de el que no tiene palabra, es decir, el que no tiene nada interesante que decir, no vale la pena escucharlo. Luego se plante la pregunta hasta cundo? De tales cuestiones fueron surgiendo a lo largo de la historia conceptos tales como: uso de razn, discernimiento, competencia, madurez, y otros que veremos en captulos posteriores.

Las representaciones sociales que sobre la infancia tiene cada sociedad en distintos momentos de su devenir histrico conforman buena parte de los elementos ms sutiles, pero tambin ms bsicos del contexto psicosocial, es decir, relacional e interactivo, en que los nios viven y crecen cotidianamente, sumergido a su vez en un contexto sociocultural ms amplio, Visto desde otra perspectiva, cabe matizar que el contexto sociocultural en que se desenvuelven los nios est configurado no slo por elementos materiales, sino tambin por grandes conjuntos de elementos psicosociales actitudes, representaciones, atribuciones, categorizaciones, estereotipos, percepciones sociales, ideologas, valores, etc.

Hay que reconocer, no obstante, que su estudio suele ser complejo y a menudo sigue siendo difcil, a pesar de los grandes avances de las ciencias humanas y sociales. La comunidad cientfica tiene an una experiencia relativamente corta en lo que respecta a la recogida sistemtica y rigurosa de datos sobre aspectos psicosociales de las dinmicas de la sociedad que afectan especficamente a la poblacin infantil, con la excepcin, quiz, de algunos fenmenos considerados especialmente problemticos, como son la delincuencia o el consumo de drogas.

No por falta de datos o de hbito en su recogida, dejan de ser reales e incluso mayoritarias determinadas percepciones y atribuciones sociales que los adultos tenemos de la situacin infantil y adolescente y que resultan ser infundadas o errneas, determinados prejuicios que condicionan nuestras interacciones con las nias y nios, la existencia o inexistencia de apoyo social ante determinada, necesidades o conflictos que afectan a conjuntos amplios de la poblacin infantil, determinadas reacciones sociales ante programas que pretenden mejorar los derechos de nios y nias.

Podemos afirmar que, en general, nos falta mucho por conocer sobre los elementos que configuran las creencias y representaciones sociales que de , la poblacin infantil de cada sector territorial, de sus problemas y de su calidad de vida, tienen los adultos.

Tal conocimiento no slo resulta de inters terico, sino tambin directamente aplicable a la solucin de problemas, ya que las ideas e imgenes implcitas predisponen, al igual que las ms evidentes, tanto los comportamientos del conjunto de la poblacin adulta hacia los nios y nias de cada grupo de edad, como las aspiraciones colectivas en relacin con los mismos, es decir, lo que de ellos se espera en el presente y en el futuro.

Los adultos de cualquier sociedad, en cualquier momento histrico, han sentido que sus creencias y representaciones sobre nias y nios eran lgicas y evidentes en tanto que eran compartidas por la colectividad.

Paradjicamente, de las cosas evidentes se habla poco, no parece necesario cuestionrselas, y se van haciendo socialmente invisibles. El mero hecho de ser compartidas hace que las imgenes subyacentes sean difciles y lentas de cambiar a pesar de que contradigan la obviedad, o, ms contemporneamente, la evidencia cientfica, En cualquier caso, slo muy recientemente las ciencias humanas y sociales han empezado a desconstruir la infancia, a presentamos pruebas de que las cosas pueden no ser como parece lgico.

Pero an estamos en los inicios de un camino de reconstruccin J ames y Prout, Debemos tomar la distancia necesaria y la actitud abierta y crtica suficiente para hacernos nuevas e incmodas preguntas que nos permitan comprender a nios y nias de formas nuevas; y, en consecuencia, podamos imaginar nuevas maneras de relacionamos con ellos y ellas y de dar apoyo a sus procesos de desarrollo y socializacin.

La infancia, como objeto de conocimiento cientfico, ha ido ampliando progresivamente sus perspectivas, llevndonos por una parte hasta los mismos fundamentos filosficos de la adquisicin de conocimientos sobre la infancia tradicionalmente adultocntricos , es decir, hasta la necesidad de elaborar una epistemologa de la infancia; y por otra, situndonos ante la necesidad de aproximaciones interdisciplinares a nuestro singular objeto-sujeto de conocimiento Ennew, ; J ames y Prout, ; Morrow, ; Burman, ; Morrow y Richards, ; Dickenson y J ones, ; Freeman, La psicologa social, que, como todas las ciencias sociales, ha tardado en responder al reto de reconstruir una nueva infancia, ya ha empezado a desarrollar contribuciones destacables, si bien en frentes muy distintos, y no siempre claramente articulados.

Como disciplina que se ocupa de la interaccin social Munn, ; , sus contribuciones tericas y aplicadas pueden plantearse a distintos niveles: en las relaciones interpersonales, en los grupos, en las organizaciones y en las dinmicas sociales ms amplas. En las pginas siguientes intentaremos presentar un amplio abanico de dichas contribuciones.

Empezaremos con algunos aspectos psico sociales que pueden ayudar a construir una visin globalizada: algunas grandes dinmicas sociales que ilustran la generacin de interacciones alrededor de la construccin y cambio del propio fenmeno que denominamos infancia. En las sociedades contemporneas existen como mnimo tres grandes espacios privilegiados para la construccin de imgenes sobre la infancia. Se corresponden con tres amplios campos de investigacin, que no slo son de inters fundamental, sino que, adems, deben ampliarse para poder adquirir ms conocimiento relevante sobre las representaciones que los adultos nos hacemos sobre la poblacin infantil: las relaciones y dinmicas intrafamiliares comunicacin padres-hijos en distintas configuraciones familiares, estilos de crianza, expectativas y aspiraciones, sistemas de valores educativos -incluidas formas de estimular, motivar y premiar o de coaccionar, amenazar y castigar-, etc.

Sin embargo, analizaremos primero qu ocurre cuando dos grupos sociales se relacionan entre s, considerndose pertenecientes a categoras distintas. Es decir, forman parte de las formas lgicas y habituales de pensar por parte de los ciudadanos no-expertos en relacin con dichos objetos, buena parte de los cuales se refieren. Si no existieran ideas abreviadas y compartidas para referimos a dichas complejidades, la comunicacin sobre lo social necesitara continuamente infinidad de matices v clarificaciones, y resultara muy dificultosa.

Se han estudiado con cierto detenimiento las representaciones de objetos sociales tan diversos como el psicoanlisis, la locura, la inteligencia, el tiempo, el paro, el nacionalismo o la pubertad, por mencionar slo una brevsima lista de ejemplos Ibez, comp. Algunos de estos objetos sociales tienen una larga historia, pero otros obedecen a conceptualizaciones recientes o incluso a nuevos descubrimientos cientficos o tecnolgicos.

La psicloga social francesa Chombart de Lauwe ; ; fue de los primeros autores que estudi las representaciones sociales acerca de la infancia y las relacion con las que los nios y nias construyen de su entorno social. Las representaciones sociales son dinmicas, aunque no todos sus aspectos cambian con la misma facilidad.

Las informaciones que circulan en la vida cotidiana, las contribuciones cientficas que se difunden, las discusiones que, espontneamente, se dan entre los ciudadanos en los distintos espacios de encuentro cotidiano, las imgenes y datos que proporcionan los medios de comunicacin social, y otras fuentes, van introduciendo, con ms o menos lentitud, una serie de cambios en las representaciones mayoritariamente compartidas acerca de cada objeto social.

Cuando las representaciones se refieren a personas o grupos de persona por ejemplo, los gitanos, los disminuidos, los inmigrantes magrebes condicionan desde un primer momento la forma de relacionamos con ellas. Tambin es cierto que la relacin directa con las personas objeto de representacin social constituye otra fuente valiosa de informacin que puede cambiar la propia representacin acerca de las mismas.

Una pregunta interesante es siempre: Cmo nos imaginamos las inter- relaciones con estas personas? Con los gitanos, por ejemplo, es frecuente imaginar antes que nada unas relaciones intergrupales payos-gitanos , entre grupos sociales de caractersticas percibidas como claramente distintas; las diferencias a menudo estn muy estereotipadas. Cuando hablamos de relaciones adultos-nios, en cambio, es mucho ms frecuente que imaginemos unas relaciones de t a t; cuesta imaginar a los nios como un grupo social, pero no tanto como una categora distinta de personas.

Existen interrelaciones globales y genricas entre adultos y nios, como grandes conjuntos de poblacin diferenciados?

Ciertamente; pero parece que muchos adultos ofrecemos ciertas reticencias a aceptado sin reservas. En qu. Varias disciplinas cientficas han hecho importantes contribuciones acerca de estos aspectos. Algunas ideas tomadas de microteoras psicosociales, pueden incitar a la reflexin y al debate sobre distintas dimensiones de la realidad infantil que inciden de forma silenciosa pero decisiva en el reconocimiento de los derechos de la infancia en las sociedades denominadas occidentales, y, en consecuencia, tienen una importante influencia en el desarrollo de las polticas sociales de infancia.

Las propias polticas de infancia configuran en s mismas, en ltima instancia, formas de interrelacin entre la infancia y los adultos como grupos o categoras sociales.

Cuando hablamos de polticas sociales generalmente lo hacemos para referimos a la posibilidad de desarrollar cambios sociales intencionales: queremos conocer la realidad para transformada, con el objeto de mejorarla, lo cual, obviamente, implicar ir ms all de la ciencia, para asumir criterios de valor. Mejorar la situacin de la infancia, cambiar las cosas a mejor para nios y nias, dista mucho de significar lo mismo para distintas personas Casas, b. Epistemolgicamente hablando, lo planteamos dando por sentado que el conocimiento denominado bsico no puede entenderse como independiente o desconectado de lo que algunos han denominado el conocimiento til para alguien Bunge, , un conocimiento cientfico-aplicado y tecnolgico, que en nuestro caso intenta situarse en la perspectiva del nio o nia y de su superior inters, sin ignorar los contextos ideolgicos y de valores en que el conocimiento cientfico se produce.

El inters por el estudio de muchas realidades sociales susceptibles de intervencin para cambiar a mejor, en la historia de la humanidad, parece haber seguido unas tendencias mayoritarias aunque con excepciones que se podran esquematizar de la siguiente manera: a en una primera fase el inters se centra en discernir cmo funciona y cmo se puede afrontar el problema, los aspectos considerados negativos de la realidad; b en una segunda fase interesa conocer cmo nace el problema y cmo se puede evitar.

Preocupan las causas y la explicacin de cmo funciona el fenmeno. Aparecen las ideas de planificacin de la intervencin y de prevencin social; e en una tercera fase se reflexiona sobre los antnimos del problema, y los aspectos positivos de las dinmicas sociales.

Aparece la promocin social y se trabaja en la direccin de los conceptos con connotaciones positivas progreso, bienestar, calidad de vida, etc.

Para ejemplificar lo dicho, pinsese en los siglos que la medicina ha dedicado principalmente al estudio de la enfermedad, y en las pocas dcadas que ha empleado en desarrollar decididamente estudios para la promocin de la salud. O, en el campo social, las dcadas de estudio de los problemas sociales, y lo recientes que son los estudios cientficos sobre el bienestar psicolgico, la competencia conductual, las dimensiones psicosociales de la calidad de vida, etc.

No podemos soslayar la cuestin de fondo que en consecuencia se nos plantea: cuando estamos de acuerdo tericamente en que hay que cambiar a mejor, quines deben tomar la iniciativa del cambio? Ha sido frecuente pretender que existe un nico responsable personal o institucional de tomar la iniciativa para lograr cambios sociales.

Los estudiosos de los problemas sociales, y particularmente los interaccionistas simblicos vase Rubington y Weinberg, , ya sealaron que para que se desarrollen programas pblicos de intervencin social hace falta que la necesidad de cambio tenga un cierto reconocimiento colectivo: es decir, exista un problema legitimado.

En un primer nivel, un sentimiento de responsabilidad colectiva para promover el cambio puede emerger espontneamente en grupos pequeos vecinos, familiares, miembros de un mismo clan; en las sociedades contemporneas podemos incluir tambin aqu las organizaciones no gubernamentales -ONGs- locales : la conviccin de que es preciso un cambio y la puesta en prctica del mismo aparecen en este caso muy prximas y entrelazadas.

En las sociedades tradicionales puede que la iniciativa del cambio se le suponga al responsable de la colectividad brujo, jefe. En los estados democrticos, tal iniciativa a menudo se le supone a la Administracin pblica competnete en cada materia, como responsable de actuar en pro del bien comn.

El reconocimiento social de que un problema existe y de que apela a una responsabilidad colectiva, es decir, a que hay que actuar en nombre de la colectividad, obedece a dinmicas muy complejas. Las corrientes tericas ms antiguas que se dedicaron al estudio de los problemas sociales se centraron en objetivar el problema. Ms recientemente se fue aceptando que existe una interaccin entre cmo es una realidad problemtica o cmo son y actan las personas supuestamente portadoras de un problema y cmo perciben o imaginan el problema la mayora de los miembros de cada colectividad -a veces una comunidad puede percibir un grave problema, del que deriva alarma social.

Cuando un colectivo se plantea hacer algo para cambiar las cosasm el estudioso debe considerar analticamente como mnimo tres conjuntos de percepciones e imgenes mentales diferenciables, aunque vinculadas entre si: a representaciones sobre el supuesto problema que se debe solucionar.

Es decir, existe un objeto social, que el colectivo considera necesario o positivo cambiar a otro estado, el cual representa un logro pretendido objetivo u aspiracin ; la situacin - reto que se desea alcanzar se considera: mejor que la inicial; b representaciones sobre las caractersticas de los sujetos, es decir las personas afectadas o portadoras del problema; c representaciones sobre las formas de actuacin, es decir, las acciones que se consideran adecuadas para afrontar o solucionar el problema social.

En otras palabras, sobre las tcnicas y procedimientos que permiten alcanzar con eficacia los logros pretendidos. Estas representaciones no siempre son explcitas, y por ello a veces resultan difciles de identificar y definir. Como dice Moscovici La dinmica que implica la estructuracin de estas representaciones conlleva la construccin de sentido comn, es decir, de una lgica compartida sobre cmo hay que proceder, que origina resistencias a plantearse las cosas de otras maneras hay que hacer las cosas como se han hecho toda la vida, como Dios manda, etc.

Otro aspecto terico que se debe considerar es el de las dinmicas intergrupales en las que se establecen procesos de diferenciacin categorial. Se ha observado que cuando grupos distintos viven refirindose frecuentemente el uno al otro, llegan a adquirir al menos parte de su identidad por contraste al grupo de comparacin o de competicin, en algunos casos.

A los miembros pertenecientes a cada uno de los grupos en contraste se les atribuyen categoras de distintas caractersticas. Doise defini los procesos de diferenciacin categorial como procesos psicosociales que relacionan actividades individuales con actividades colectivas, mediante evaluaciones intergrupales y representaciones. Segn l, las representaciones intergrupales se caracterizan por tener tres funciones: seleccionar caractersticas para comparadas diferencialmente; justificar la diferenciacin y sus efectos distancia social, posible hostilidad, etc.

Si tomamos a los adultos como grupo social, por contraste con los nios y nias, podramos considerar las relaciones intergrupo como un particular proceso de diferenciacin categorial, con sus niveles interrelacionados, tal como los define Doise Doise, Deschamps y Mugny, : nivel de representaciones, nivel evaluativo y nivel de comportamiento, cumplindose la triple funcin que acabamos de apuntar.

Al considerar a adultos y nios como grupos sociales, siguiendo a Tajfel parece planteable la tesis de que los miembros de cada uno de dichos grupos se sienten comprometidos en el mismo en la medida en que su pertenencia contribuye a su sentimiento de identidad social positiva. Aunque, al menos en nuestra cultura, tambin parece existir una especie de sustrato que hace envidiable para los miembros de cada grupo el pertenecer de alguna manera al otro, porque se perciben ventajas.

Pertenencia e identificacin categorial al grupo infancia nos permiten volver a analizar en trminos de cooperacin o competitividad y conflicto en la perspectiva de Turner, algunos aspectos de la discutida crisis de la adolescencia; crisis en que la comunicacin intergrupal adultos-adolescentes desempea un papel clave.

JUNIPER SSG-140-SH PDF

03 Representaciones_infancia - Ferrán Casas - infancia perspectivas psicosociales.pdf

.

ALBATRON PX875P PRO MANUAL PDF

Perspectiva Psicosocial Casas Ferran

.

BACK TO THE FUTURE GEORGE GIPE PDF

INFANCIA, PERSPECTIVAS PSICOSOCIALES

.

Related Articles